domingo, 22 de febrero de 2009

Agostina responde

Ahora todo se acaba
porque me estoy despertando
y parece que alguien olvidó apagar
el espejo que me miraba.
A. Ciccone





¿Y si los espejos producen una imagen mejorada de nosotros?
¿No sería posible que aquella persona que nos mira desde el otro lado sea un experimento, una copia ampliada de nosotros programada para imitarnos; estudiarnos desde su pequeño espacio, callado, inmóvil a veces, casi auténtico, tanto que casi le creemos y pensamos que es un simple reflejo sin vida ni mente, incapaz de nada más que seguirnos?
¿Qué pasa cuando nos olvidamos de los detalles y dejamos el espejo sin nosotros delante? ¿Aparecerá nuestro doble? Quizás nuestra vida entera. Nuestra muerte. Una lluvia de elefantes azules sobre la pared contraria del baño, una laguna sin fondo ni orillas, una poesía en latín, libélulas de vidrio decorando las imperfecciones del marco de madera, metros y metros de manos con las uñas pintadas del color de nuestras sábanas, una canción de cuna, nuestro rostro de prueba dialogando con el legado del aire, suprimiéndonos, volviéndose sabiamente nosotros, con paciencia, con ritmo seguro, o simplemente amándonos, amándose, como a cualquier otra cosa, más que nada en el mundo que se le refleja en la superficie. Habría que esconderse detrás de una maceta y observar lo que pasa. Si algo en el espejo cambia, si se agita, si aparecemos mansamente estirando el brazo y tomando una botellita de agua de la heladera, una birome, el auricular del teléfono, o si simplemente nos sentamos y nos ponemos a mirarnos fijo, apenas respirando, con las manos bajo el mentón, esperando, siempre esperando a ver si pasa o no pasa algo.
¿Qué vemos, qué es lo que realmente vemos cuando cerramos los ojos y creemos que del otro lado están haciendo lo mismo?








6 comentarios:

Manco Cretino dijo...

Niña! Un alegrón que hayas vuelto!
Interesante punto de partida desde tus originales versos.

No te has imaginado cual sería tu impresión si a partir de un determinado momento comenzas (sin saber cómo) a ver hacia el otro lado del espejo?
Si pasas a ser testigo de una vida muy similar a la tuya, donde la protagonista es una exacta réplica tuya?
Pensalo... y mirate unos instantes en el espejo.
Qué ves?
Estás segura?

Misterioso... Manco Cretino

Ms. Davis dijo...

interesante pregunta ¿Y si los espejos producen una imagen mejorada de nosotros?
, pero da pie, a una duda = de atractiva, ¿y si esa imagen mejorada, tubiera mentalidad qeu pensarta al vernos? ¿sermeos apra ella no mas qeu un reflejo defectuoso?

Saludos, interesante blog

Florciitaa dijo...

Creo que cuando me miro al espejo solo veo lo que yo deseo ver... Casi nunca mi realidad solo la fantasía que cruze por mi mente en ese momento.
Saludos

eliú dijo...

y si nosotros somos el espejo?

Pablo Terrible dijo...

Excelente señorita como de costumbre.


El espejo es la condena del vampiro, condena su estetica a la nada, a su capacidad de ser inmortal, como la misma nada.


Saludos para usted


Paso:


Pablo Terrible

Señor De la Vega dijo...

Mi señora, casi siempre nos miramos en un vidrio amorfo, en el que observamos la luz que se refleja en parte de nosotros y que nos devuelve izquierda por derecha, mientras que nuestra derecha-izquierda desaparece en un fondo de plata, ignorada, volviéndose argéntea.
No hay almas, porque no tenemos alma, aunque reflejamos algo, nunca nuestro doble, sino nuestro inverso, insistente y directo.
Vemos mi Agostina, la ilusión de vernos, como tantas otras constantes ilusiones, que necesitamos espejar o despejar, para así comenzar a des-dudarnos.
Suyo, Z+-----