jueves, 18 de julio de 2013

sangre eterna

he matado una virgen
su sangre será eterna
en mis manos

he matado una virgen
devoré su vientre
áspero y frío

mientras me miraba
                   espantada
                   espantosa

sobre el suelo

4 comentarios:

Jorge Ampuero dijo...

Todavía no la mates.

Besos ;-)

Serpiente de aura dijo...

Hace un tiempo dije que me quedé con ganas de leer más y ahora si estoy satisfecho, tienes ese estilo crudo,visceral pero a la vez tan elaborado de forma plástica que deleita la percepción. Saludos, me encantó leerte, en días aburridos un buen poema puede renovar mi ánimo. Te sigo.

Señor De la Vega dijo...

Mi Señora Agostina,
Me gustan los poemas con infinitas lecturas, mucho más, cuando pueden leerse en un abrir y cerrar de ojos.

Esa calidad poética, de decir infinito con escasísimos recursos, no es un Don, es una maldición sin ningún beneficio; pero me consta, por el tiempo infinito que la sigo, que le importa un bledo.
Suyo, Z+-----

Toby dijo...

Cool!