miércoles, 17 de agosto de 2011

I'd appreciate your input

del respirar
del morir
.............-lenta
..............pesada
..............dolorosamente-

de las bocas que escupen
de lunas frías
de gatos acechando la noche
maullando en balcones pelados
y escapando de perros hambrientos

de destinos incumplidos, de gritos
de mares enloquecidos
de cinturas sin brazos
de brazos sin fuerzas
de fuerzas desbordantes y huérfanas
............................-heridas-

del barro
del reloj que nos consume
-del terrible sonido del tiempo
....................................y la lluvia-
del entumecimiento del cuerpo
que inmóvil
observa nuestra muerte
.......................-su muerte-

del cadáver de la espera
del abismo que guardamos

de allí nace el poema

2 comentarios:

Señor De la Vega dijo...

Mi Señora Agostina,

No dudo que de ahí nazca el poema,

pero también,
una dolorosa angustia
una desazón sin esperanza
y una vital tortura sin confesiones

Lo que engendra el poema, no lo posee, ni tampoco lo retiene,
así el poema tiene vida en otros universos nada apocalipticos, mientras el útero perece y seca

Suyo, Z+-----

Sentimentiras dijo...

Sin duda si un poema ha de de nacer de algo, será de aquí.

Un beso.