lunes, 23 de agosto de 2010

aún dentro de mí resuenan los ecos de alguna libertad pasada

.

.

.

.

y de la vieja dicha

sólo quedan las cenizas y tierra seca